Ácido fólico en el embarazo: ¡consúmelo!, es muy importante

Siempre hemos sabido o hemos escuchando que debemos consumir ácido fólico en el embarazo porque es realmente importante, pero no solemos profundizar en ello, es por eso que hoy les vamos a explicar un poquito qué es exactamente el ácido fólico y por qué es tan importante para nuestro periodo de gestación.
En primer lugar ¿qué puede ser el ácido fólico?, pues se trata de una vitamina que ayuda en la formación del ADN, por lo que es parte fundamental del desarrollo de los organismos, como del crecimiento de los mismos. A su vez, ustedes deben saber por testimonios de otras personas, que la piel de las madres tiende a mancharse o a llenarse de pecas, pues el consumo de esta vitamina evita que su piel cambie, manteniéndola radiante. Incluso, si es que no tienes mucha leche en los senos, el ácido fólico ayuda a aumentarla y una serie de beneficios que son muy buenas para el estado del embarazo.
Ácido fólico

¿Protege el desarrollo de mi bebé?

Así es. El ácido fólico evita que tu bebé sufra de ciertas enfermedades y malformaciones dentro de tu vientre, enfermedades escasas que incluso pueden dar a parar en un aborto natural, es por eso que es muy importante el consumo de esta vitamina durante los 3 primeros meses del embarazo. Si es que la madre tiene amenaza de aborto o ha sido diagnosticada con preeclampsia, el ácido fólico es fundamental para mantener un control adecuado de la presión sanguínea.

¿El ácido fólico tiene contraindicaciones?

Ácido fólico

No, ninguna clase de contraindicaciones ni efectos no deseados tanto en la madre como el bebé, es muy beneficiosa y se puede consumir sin ningún problema. Además de esto, deben saber que el ácido fólico también se utiliza como tratamiento para otras enfermedades que no dan precisamente en el embarazo, como por ejemplo la anemia.

¿Qué alimentos son fuente de ácido fólico?

Esta vitamina se encuentra presente en las verduras que tienen una coloración verde oscuro, como por ejemplo las espinacas y las paltas o aguacates, la levadura, los brotes de soja, las lentejas, el huevo y una serie de frutas como las fresas y el kiwi, que aparte de ser súper refrescantes, brindan una gran fuente de ácido fólico en el embarazo.

Consulta o Comenta