Deshidratación infantil: Aprenda a evitarla

Te enseñamos de una manera simple y sencilla cómo poder evitar la deshidratación infantil, para que tu niño no sufra ni padezca por todos los síntomas de este padecimiento. ¡Qué tal mis queridos lectores! El día de hoy seguiremos hablando un poco más acerca de la deshidratación infantil y de cómo poder prevenirla, pues para los padres es muy desesperante observar a un hijo enfermo, entonces para ello debemos aprender a cómo prevenir y controlar las enfermedades.

Deshidratación infantil

¿Cómo evitar la deshidratación infantil?

Está demás decirles que la primera recomendación infalible es que debemos asegurarnos siempre de que el niño beba mucho líquido, sobretodo si es que es una época muy calurosa y cuando esté enfermo, porque cuestiones como la fiebre y la gripe, sobretodo, hacen sudar al niño y es ahí en donde se pierden grandes cantidades de líquido.

Respecto a la toma de agua pues la recomendación es la siguiente: si tienes un bebé menor de los 4 meses sólo dale la leche que estás acostumbrada a darle a sus debidas horas y sus debidas medidas procurando que se beba todo lo que corresponde. Cuando llegue a los 4 meses puedes ir agregando medio vaso de agua al día, sólo eso para complementar los líquidos que da la leche. A partir de los 6 meses, cuando ya empieza a ingerir alimentos sólidos, puedes darle la cantidad de agua que desees y que el requiera.

Si a tu niño no le gusta beber agua sino cosas como los jugos, pues aprovecha y diluye el jugo en la mitad de agua, incluso más, para mantenerlo hidratado y saludable. De preferencia no lo dejes beber muchas gaseosas, solamente de vez en cuando y no le crees un hábito porque esta aparte de desgastar los dientes hace perder líquidos.

Bueno mis queridos amigos, eso fue todo por el día de hoy, espero haberlos ayudado y que la información acerca de cómo prevenir la deshidratación infantil haya sido la adecuada, cuídense mucho y nos reencontramos en la siguiente oportunidad.

No Responses

Consulta o Comenta