Espasmo del sollozo

¿Alguna vez su niño ha hecho un berrinche e inmediatamente después se ha desmallado, convulsionado o dejado de respirar? Tengan cuidado que puede sufrir del espasmo del sollozo. Esto es un tipo de trastorno que consiste en crisis alternadas de tiempo en las que el niño deja de respirar, pierde la conciencia y toma una postura anormal. Pero no se preocupen, que a pesar de la gravedad aparente de la crisis no resulta ser peligroso, pero si debemos actuar con cuidado y saber tratar el caso.
Estas crisis usualmente sobrevienen después de alguna discusión, pelea o berrinche que haya tenido el niño. También puede darse en otras situaciones fuertes que impliquen terminar en llanto. Lo que sucede después es la crisis en sí: el niño se calma y de un momento a otro deja de respirar. Su piel comienza a ponerse azul y luego pierde la conciencia poniendo todo su cuerpo completamente rígido o muy flácido. Toda la crisis dura aproximadamente de 5 a 20 segundos. También puede darse en los bebés, y se presenta cuando vas a alimentarlos o a cambiarles el pañal.
Espasmo del sollozo

Tipos de espasmo del sollozo:

1. Espasmo del sollozo azul: se llama así porque suele presentarse cuando el niño pasa por una situación que lo frustra o lo enfada para luego entrar en crisis en donde se pone de una coloración azul. Es el más frecuente dentro de todos los casos.

2. Espasmo del sollozo pálido: se denomina así porque sucede cuando el niño se asusta. Lo que sucede después no es un llanto normal, sino un llanto breve y corto que es seguido de convulsiones.

Diagnóstico:

Espasmo del sollozo

Lo primero que el médico descarta es cualquier enfermedad del sistema nervioso central. Para tener indicios y actitudes preventivas, deben saber que los niños hiperactivos son propensos a adquirir esta enfermedad o la tienen con mucha mayor frecuencia, al igual que los niños que tienen problemas de conducta.

Tratamiento del espasmo del sollozo:

El tratamiento consiste en disminuir los casos de crisis en vez de tratar de erradicarlas ya que se trata de casos de hiperventilación que pasan conforme el niño va creciendo. Lo que los médicos usualmente recetan son dosis de sulfato ferroso de manera oral durante tres meses o hasta que la situación se estabilice. Cabe recalcar que todo esto debe recetártelo el pediatra de tu niño.

Consulta o Comenta