Higiene del bebé: ¿Cómo le limpio los oídos a mi niño?

Te enseñamos a limpiar los oídos de tu niño, un aspecto que en la higiene del bebé es muy importante y primordial para el correcto funcionamiento de su organismo. ¡Cómo están mis queridos amigos! Hoy estoy aquí una vez más para poder ayudarles con un tema importante acerca de su bebé que es cómo limpiarle los oídos, pues son muy frágiles así que a tener mucho cuidado.

Higiene del bebé

En primer lugar debemos saber que la cerilla o cerumen que producen los oídos del nuestros bebés y en general lo de todas las personas cumplen la función de proteger a los órganos internos tan delicados, sobretodo y más aún cuando se trata de un bebé así que no debemos como que obsesionarnos con este tema y pensar que el cerumen es mugre, porque no lo es. Es por ello que la higiene del bebé respecto a los oídos sólo debe limitarse a la parte externa, es decir a la oreja para no causar daños ni acumular la cera en el interior de esta.

No debemos utilizar hisopos, pues con estas herramientas corremos el riesgo de lastimar el tímpano o algún otro órgano interno y en lugar de limpiar hundimos más la cerilla formando un gran taco de cera que luego es muy difícil de extraer y que incluso llega a causar problemas con la audición.

Lo que debemos hacer para limpiar correctamente los oídos de nuestro bebé es tomar un pañito húmedo o alguna telita suave y sumergirla en agua enjabonada, de esta manera frotaremos el pabellón de la orejas, es decir todas las hendiduras externas y lo podemos hacer si queremos ene l momento del baño o después del mismo.

Higiene del bebé

Debemos procurar que a la hora del baño del bebé no le caiga agua dentro del oído, para ello debemos mojar la cabeza el bebé en varias tandas, teniendo mucho cuidado siempre con los oídos. Si se desea también se puede utilizar hisopos pero sólo para la parte externa. Como se habrán dado cuenta no es nada del otro mundo la labor de realizar la higiene del bebé, se me cuidan bastante  hasta la próxima.

Consulta o Comenta