La cirrosis hepática, cada vez más frecuente

Te enseñamos de una manera clara y precisa lo qué es la cirrosis, por qué se produce y cuáles son sus tratamientos y prevenciones para que tengas cuidado y tomes las medidas adecuadas. Hola, queridos lectores. Como ya saben el día de hoy vamos a hablar acerca de la cirrosis, así que sin más preámbulos vamos a empezar dando una breve definición de lo que es esta enfermedad.

La cirrosis

 La cirrosis hepática es cuando el hígado ha pasado por varios transtornos, enfermedades y deficiencias del hígado que ocasiona que se forme un tejido que asemeja una costra que ocasiona daño permanente en el hígado.

Causas principales de la Cirrosis Hepática:

  • Exceso en el consumo de alcohol.
  • Haber tenido Hepatitis B, C, D o autoinmune.
  • Trastornos hepáticos hereditarios.
  • Algunas enfermedades del corazón.
  • Exposición a tóxicos ambientales.

Síntomas de la Cirrosis Hepática:

  • Malestar corporal y general.
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas.
  • Pérdida de peso.
  • Ictericia.
  • Picazón.
  • Inflamación del abdomen.

Si se presentan estos síntomas se debe acudir al médico inmediatamente para descartar y recetar el tratamiento adecuado.

Signos de la enfermedad:

  • Ascites, que es la acumulación de agua en las piernas o en el abdomen. Se produce porque disminuye la producción de proteínas en el hígado.
  • Hematomas, se forman moretones con facilidad que pueden llegar a sangrar al más leve golpe.
  • Picazón, se produce en todo el cuerpo debido a los contenidos de la bilis.
  • Ictericia, siempre se presenta en las afecciones hepáticas.
  • Acumulación de toxinas en el cerebro, este es el síntoma más triste de esta enfermedad, se presenta con cambios en la conducta, como el descuido personal o la falta de atención. También hay puede llegar a causar coma.
  • Hipertensión o aparición de várices.
  • Lentitud para absorber medicamentos o fármacos.
La Cirrosis hepática

 Diagnóstico:

Esta enfermedad se suele diagnosticar cuando el doctor saca las conclusiones a partir de los síntomas, pero pueden hacerse otros exámenes.

  • Examen físico.
  • Análisis de sangre, según lo que el médico ordene.
  • Tomografías o ultrasonidos.
  • Biopsia del hígado, que consiste en sacar un trocito minúsculo de este para analizarlo.
  • Paroscopía.

Tratamiento:

Los tratamientos son muchos, y todo depende del tipo de cirrosis que el paciente tenga.

  • Cirrosis alcohólica, abstinencia total de alcohol y una dieta blanda y balanceada.
  • Cirrosis causada por hepatitis, la administración de medicinas como el interferón más la dieta recetada por el médico.
  • Consumir diuréticos, para eliminar las toxinas.
  • En muchos casos de cirrosis el trasplante de hígado es la única solución.

Prevención:

La cirrosis hepática

  • No consumir alcohol en exceso, el alcohol mata las células del hígado y sus toxinas desaceleran su su regeneración.
  • Mantener una dieta balanceada, hacer ejercicios moderados y mantener nuestro peso ideal.
  • Si es que en alguna ocasión llega a tener Hepatitis, manténgase bajo supervisión médica para que no pase a mayores complicaciones.

Bueno, mis queridos lectores, espero poder ayudado un poco en la explicación de lo que es la cirrosis hepática, esta grave enfermedad que día a día va en aumento en nuestra sociedad. Hasta pronto, cuídense mucho, amigos.

Consulta o Comenta