Miomas en el embarazo: ¿qué debo hacer?

Los miomas en el embarazo se producen siempre y cuando la mujer esté predispuesta a tenerlos, pero primero debemos saber bien lo que es un mioma. Para aclarar un poco mejor el panorama, un mioma también es conocido con el nombre de fibroma y son una especie de bultos o tumores que aparecen en el útero y son benignos, a menos de que comiencen a crecer desmesuradamente.
Estos miomas están formados por un tejido muy similar al del útero, pero que a diferencia de este crece más de lo normal o puede que se quede pequeño. Hay casos en donde los miomas no hay causando mayor problema y no han sido mayores a un guisante, pero en otros casos se inflama tanto que llega a parecer una pelota bien inflada.
Miomas en el embarazo

¿Y qué tienen que ver con el embarazo?

Durante el periodo de gestación los miomas tienden a crecer, si es que la persona los tiene, o en algunos casos aparecen si es que esta persona tiene genéticamente predisposición a padecerlos. Lo que sucede es que las hormonas placentarias del embarazo estimulan su crecimiento. Pero la mayoría de veces, cuando ya nace el bebé, estos miomas desaparecen.

Tipos de miomas:

Miomas en el embarazo

Los miomas marcan su diferencia por la ubicación que toman en el útero, es por eso que toman diferentes nombres:

Subserosos: Crecen fuera del útero, por tanto, no impiden el normal desarrollo del embarazo ni del parto.

Intramurales: Crecen dentro de la pared del útero y durante el embarazo su crecimiento es muy desarrollado. Para el parto se suele someter a la madre a una cesárea.

Submucosos: Crecen en la cavidad uterina. Son los que causan problemas algunas veces, incluso pueden llegar a interrumpir el embarazo.

Tratamiento de los miomas en el embarazo:

 Durante el periodo de gestación, los miomas deben ser periódicamente controlados por medio de ecografías, para mantenerlos controlados y verificar si es que van creciendo o no y así no haya alguna complicación durante el parto.
Como ya mencionamos anteriormente, el tipo de mioma más complicado es el submucoso y usualmente cuando se detecta uno de estos miomas en el embarazo se extirpa a través de lo que se conoce como histeroscopía que no afecta al bebé.
Las miomas casi nunca se extirpan durante el parto porque pueden causar grandes hemorragias. La decisión de extraer el mioma se suele hacer después de unos 4 meses transcurrido el nacimiento del bebé, pues después del embarazo, los miomas disminuyen una gran cantidad su volumen original. Eso fue todo por el día de hoy, espero que la información que les he facilitado acerca de los miomas en el embarazo haya sido de ayuda para ustedes, cuídense mucho y hasta pronto.

Consulta o Comenta