Reflujo gastroesofágico: diagnóstico y tratamiento

Si con el paso de los días te has percatado de que tu bebé tiene los síntomas que responden al reflujo gastroesofágico lo mejor es que hagas una cita con su pediatra y lo lleves cuanto antes. No tengas miedo de llevar a tu bebé al doctor, pues muchos padres tienen miedo de la respuesta de los médicos, piensan que tal vez estén haciendo algo mal o que el médico les dirá que su hijo tiene algo grave, así que no se preocupen que es natural que piensen eso porque están preocupados por la salud de su hijo, pero no duden en llevarlo lo más pronto posible.

Diagnóstico:

El diagnóstico de este padecimiento en sumamente sencillo, el médico revisará a tu pequeño mientras te pide que vayas contándole que sucede o cuáles son los síntomas que has notado, con esas dos cosas el médico sabrá si se trata de reflujo gastroesofágico y te dará ciertas recomendaciones que debes seguir para que tu bebé mejore. Si es que diagnosticar el reflujo se hace mucho más difícil de lo que se espera, pues se recurren a ciertos exámenes como:

  • Endoscopias del tracto, en donde tu bebé tendrá que tragar bario para que se pueda ver en las radiografías si es que existe algún problema, anatómicamente hablando, con el paso de los alimentos.
  • Endoscopias de tuvo digestivo, en donde el bebé es internado en el hospital y sedado para poder ver el interior de su tubo digestivo mediante una pequeña cámara en un catéter delgado.
  • Biopsias, que son muestras de tejido diminutas, que sirven para comprobar si algo no anda mal con el organismo.
Reflujo gastroesofágico
Algo que todos los especialistas comentan al respecto, es que los bebés pierden peso cuando padecen de reflujo ya que no pueden almacenar mucho alimento en sus estómagos por mucho tiempo y en otros casos, se  comienza a hacer una falta de apetito por miedo a tener que vomitar y es por eso que algunos bebés comienzan a rechazar la comida.

Tratamiento y recomendaciones:

- La posición en la que tu bebé se alimenta es también importante. Procura mantenerlo lo más erguido que se pueda para que la comida vaya con mucha mayor facilidad a través del conducto.
- Un cambio en la forma de la alimentación también es beneficioso. Tal vez reducir las porciones y aumentar el número de veces es mucho mejor. Imprescindible sacarle los gases al niño y tal vez agregarle un poquito de cereales en la leche cuando sea la edad pertinente ayudarán con el problema.
- Si es que alimentas a tu pequeño con leche de fórmula sería mejor que cambies de esta a una hipoalergénica para descartar una intolerancia.
Si es que todas estas recomendaciones no hacen el efecto esperado, es muy probable que el médico mande algunos antiácidos, pero sólo debes dárselo a tu bebé si es que tu médico te lo dice, de lo contrario, puede ser muy peligroso. Eso fue todo por el día de hoy mis queridos lectores, espero que la información que les he brindado hoy acerca del reflujo gastroesofágico haya sido de ayuda para ustedes, cuídense mucho y hasta pronto.

Consulta o Comenta